EL COMIENZO

El Bowling, boliche o juego del bolo es uno de los deportes más antiguos que perduran en la actualidad. Los inicios de este deporte se remontan al año 5,200 AC, en que se encontraron vestigios de bolas y pines de piedra. A lo largo de las siguientes civilizaciones antiguas, fue jugado en diversas formas. En la Edad Media, en Europa se jugaba un juego similar al bowling con 9 pines, sobre todo en Holanda, Inglaterra y Alemania. Los colonos ingleses introducen este juego en estados Unidos sobre logra popularidad. Dado que se jugaban bajo apuestas con este juego de 9 pines y fue considerado ilegal por las apuestas, se varió el juego aumentando a 10 pines y con otra distribución, naciendo el bowling de 10 pines, con sus respectivas reglas y especificaciones. Un primer apogeo de este deporte sucedió con la introducción de paradores mecánicos de pines en la primera mitad del siglo XX. Un segundo apogeo fue en la década de los 80’s cuando aparecen las máquinas paradoras automatizadas, las máquinas de aceitar, la tecnología en la fabricación de bolas y los sistemas computarizados de anotación.

El Bowling es un deporte reconocido por el Comité Olímpico Internacional, con participación en los Juegos Bolivarianos, Sudamericanos y Panamericanos. Y ojalá en algún momento en los Juegos Olímpicos. Actualmente el bowling está regido por la Fédération Internationale des Quilleurs (FIQ) y por la World Bowling (antes World Tenpin Bowling Association - WTBA)

En el mundo es uno de los deportes más practicados, siendo más de 100 millones de personas al año en más de 100 países.

En el Perú, no tenemos una historia escrita, pero nos remontamos a los primeros años del siglo XX (1908-1910), se construyeron boleras en lugares donde se desarrollaban empresas de explotación petrolera (Negritos y Talara-Piura), boleras que existen en la actualidad y donde continúan desarrollándose actividad deportiva. También aparecieron en los asentamientos mineros (La Oroya). Datos en Lima se remontan a los años 40’s en que se jugaba el bowling en el distrito de San Isidro (Av. Conquistadores), bajo la influencia de las empresas norteamericanas, luego apareció una bolera en el centro de Lima (2B), en ambas se paraban los pines a mano. En los 70’s abre las puertas el Bowling Brunswick de Bajada Balta en Miraflores, con máquinas automatizadas y donde se inician las competencias internacionales de nuestros deportistas. A fines de los 90’s e inicios de la década del 2000 abren varias boleras modernas, automatizadas y con puntuación computarizada: Cosmic Bowling Larcomar, Bowling Plaza Jesús María, Chacarilla, San Miguel y en el Jockey Plaza. El Club Internacional de Arequipa, pone a disposición de sus socios 6 pistas en su local. También empresas particulares como Southern Perú colocan boleras para sus trabajadores en Ilo, Toquepala y Cuajone. También hubieron pistas en el Círculo Militar y en el local de trabajadores del Banco central de Reserva.

Anualmente se realiza el evento más importante del calendario del bowling en nuestro país, el Campeonato Nacional que congrega deportistas de diferentes partes del país como Arequipa, Ilo, en algún momento deportistas de Negritos-Piura (de donde salió el primer campeón nacional, Sr. Enrique García), de La Oroya, etc.

Desde la década de los 70’s hasta los 90’s el Perú ha sido uno de los países con hegemonía en el deporte a nivel Sudamericano y también Panamericano, logrando muchas preseas doradas para nuestro país. Deportistas como Isabel Onchi, Carmen Pequeño, Javier Miro Quesada, Roberto Matsumoto, Alberto Takaezu, Fernando Massa entre otros fueron referentes del bowling sudamericano y panamericano. Estos grandes deportistas merecidamente fueron galardonados con laureles deportivos.

La coyuntura política y los problemas de violencia de la década de los 90’s, además de cambios de tecnología de bolas y mantenimientos de pistas, a los cuales no estábamos actualizados dio a lugar que otros países de la región nos superaran. Esfuerzos aislados por deportistas jóvenes en el 2000 consiguieron lauros para nuestro país en categorías juveniles, obteniendo el Campeonato Sudamericano Sub-16 a cargo de Javier Tokashiki. Destacaron también los hermanos Sandra y Takeshi Matsuoka.

Desde el 2011, con la iniciativa de un grupo de padres deportistas, se inicia un programa de formación de jóvenes valores, con contratación de entrenadores extranjeros y en trabajo conjunto con entrenadores nacionales. Este programa incluye la realización de cursos de entrenadores apoyados por la Federación Mexicana de Boliche, con la idea de una formación académica seria acorde con los avances del bowling moderno actual.

En el 2013 se regulariza la organización de la Federación Peruana de Bowling, se legaliza la situación registral y se inician los trabajos conjuntamente con el Instituto Peruano del Deporte (IPD) y el Comité Olímpico Peruano. Al mismo tiempo, gracias al apoyo económico del IPD es que se da la oportunidad de intensificar los trabajos de preparación de nuestros deportistas y su participación en los eventos internacionales.

Este programa de formación de jóvenes valores comienza a dar frutos y en el Panamericano Juvenil del 2013 el deportista Kenny Kishimoto logra una presea de plata para nuestro país. Al año siguiente, en el Sudamericano Juvenil se logra el Campeonato Sudamericano en la categoría Sub-16 a cargo del crédito nacional Sebastián Yuzuriha (Medalla de Oro), además de preseas de plata y bronce. Asimismo, ya en categoría mayor se obtiene una medalla de plata individual y una de bronce por equipos en el Campeonato Sudamericano de Chile. Es importante señalar que a partir del 2014 tenemos al entrenador Ernesto Avila (México) como Head Coach de las selecciones nacionales, haciendo un trabajo técnico-metodológico intenso con objetivos planteados a corto, mediano y largo plazo, este último es lograr una medalla de oro en los Juegos Panamericanos Lima 2019.

Gracias a estos logros y al trabajo organizado es que el Instituto Peruano del Deporte, ve conveniente la construcción del Centro de Alto Rendimiento de Bowling, como parte del Complejo del Centro de Alto Rendimiento de la Villa Deportiva Nacional (Videna). En este CAR de Bowling, contamos con 8 pistas de última generación, con una máquina para acondicionar pistas de última tecnología y equipamiento para perforación y mantenimiento de bolas.